Mami, no quiero estar gordo

niños obesidad sobrepeso infantilImagen Petr Kratochvil

Si tu hijo tiene sobrepeso u obesidad (o está en normopeso pero ves que va subiendo a un ritmo preocupante), actúa ya. No esperes.

Vivimos en un ambiente obesogénico, es muy difícil hacer que los niños coman saludablemente. Son bombardeados constantemente con productos ultraprocesados e insanos (por la televisión y la publicidad, pero también por familiares y amigos).

Con la televisión y la publicidad no podemos contar (por mucho código PAOS* que tengamos)… Por tanto, (de momento) vamos a protegerlos nosotros en la medida de lo posible.

*Código de Autorregulación de la Publicidad de Alimentos

Me da pena

Esta es la frase que más he oído en consulta (dicha por los padres)

Me da pena que no se pueda comer una bolsa de patatas fritas. Me da pena que sus amigos se coman un Bollycao y él tenga que comerse una pera. Me da pena que se quede con hambre.

¿En serio eso es lo que te da pena? Lo que me da pena a mi es que haya niños obesos por padres inconscientes. En primer lugar, tu hijo no debe pasar hambre para perder peso y en segundo, los niños que no comen procesados no me dan pena, al contrario. Piénsalo.

He tenido que ver muchísimas veces (muy a mi pesar) como padres de niños con sobrepeso hacían que se terminarán hasta el último macarrón del plato o las 4 magdalenas del desayuno. Siento deciros que tenéis un problema. ¿Qué pretendéis? ¿Creéis que le faltarán nutrientes si no se termina lo que vosotros creéis que es la cantidad que debe comer? ¿Creéis que es lo que debéis inculcarle…no dejar nada en el plato? Eso sí me da pena.

¿Qué puedo hacer si mi hijo tiene sobrepeso o está subiendo demasiado rápido?

-Contacta con un Dietista Nutricionista, es un apoyo importantísimo que te dará las herramientas para empezar el cambio de estilo de vida familiar (Sí, seguramente toda la familia debe cambiar su estilo de vida, no solo el niño).

Respeta el apetito del niño en todo momento. No lo obligues a comer nunca.

El desayuno no es indispensable, como no lo es que se termine el plato de macarrones. Supongo que vosotros cuando no tenéis más hambre dejáis de comer (o eso sería lo normal), dejad que lo hagan ellos también, respetadlos.

-Ofrécele siempre alimentos saludables y deja que el niño elija entre ellos. ¿Te apetece fresas con nueces o plátano con yogur? No es lo mismo que dejar escoger entre un Bony o un Tigretón.

-Si hay algún alimento que no le gusta no hace falta que lo coma ¿Lo haces tú? Ningún alimento es imprescindible en su alimentación. Podéis ofrecer sin obligar tantas veces como queráis, ¡quizá a la décima va la vencida! Y sino… ¿qué más da?

-Evita tener en casa alimentos superfluos. ¿Cómo queréis que el niño coma yogures sin azúcar añadido si tenéis la nevera infestada de Danoninos, natillas y flanes? Ayudad un poco…y educad más.

-Acostúmbralos desde el principio al sabor natural de los alimentos. Los yogures sin azúcar, el cacao puro… Si les dais “mi primer yogur” o yogures de sabores o azucarados, nunca van a querer un yogur “normal”. Si les dais ColaCao desde bebés, les costará acostumbrarse al sabor del cacao puro.

La frase de… ¿lo ves? Tienes que bajar de peso, es que comes muchas guarradas. ¿Perdona? La culpa de que el niño coma guarradas es tuya, no del niño. No compres guarradas y el niño no comerá guarradas.

sobrepeso obesidad infantilSi vosotros desayunáis cereales de desayuno o leche con ColaCao y galletas no esperéis que vuestros hijos desayunen huevos revueltos con berenjena a la plancha.

Si vosotros bebéis refrescos en las comidas, no esperéis que vuestros hijos beban agua.

Si vosotros coméis bocadillos de fuet para merendar no esperéis que vuestros hijos se lo coman de sardinas.

Dad ejemplo, por favor.

-Si en casa no hay alimentos superfluos no deberemos ser restrictivos. No hay problema en que los niños tengan a mano un frutero, por ejemplo.

Los hijos de padres controladores y restrictivos, (la mayoría con sobrepeso y nivel socioeconómico bajo) tienen más posibilidades de ser obesos.

Por tanto, evitad tener en casa patatas de bolsa, refrescos, snacks, chocolatinas, bollería, etc…

Comed en familia siempre que podáis, en un ambiente relajado. Hay comidas que parecen verdaderas batallas campales. Evitadlo a toda costa.

-Al contrario de lo que muchos creen, una dieta de adelgazamiento no debe ser baja en grasa.

sobrepeso obesidad infantilEl aceite de oliva virgen extra, los frutos secos o el aguacate deben estar presentes a diario.

Frutas, verduras, hortalizas y legumbre deben ser la base de su dieta (No los cereales como se sigue mostrando en las pirámides alimentarias). ¡Hay salsas riquísimas con las que podéis enriquecer muchos platos!

No debe abusar de los cereales y siempre que los coma es recomendable que sean integrales (pan, pasta, arroz). Prescindir totalmente de productos procesados como cereales de desayuno, galletas y demás bollería.

-Incentivar la práctica de actividad física a poder ser en familia (Pasear, ir a la montaña, en bici, correr, patinar, saltar…) y limitar las actividades sedentarias.

-El agua siempre debe ser la bebida de elección y la deben tener siempre a mano.

-Si come chocolate, es mejor que sea de más del 80%. Hay postres caseros, como las trufas de chocolate y aguacate, las galletas de chocolate y coco o las trufas de frutos secos que pueden ser muy buena opción para un día especial.

De igual manera, podemos ofrecerle de vez en cuando para desayunar o merendar estas barritas caseras de frutos secos, estas de plátano y avena sin azúcar añadido o estas tortitas de plátano.

Mami, no quiero estar gordo

sobrepeso obesidad infantilImagen ThinkStock

¿Dónde ha oído la palabra gordo? Vigila su entorno (amigos, familiares, etc…). Habla con ellos si es preciso.

Deben evitarse frases como… Este niño está muy gordo, tiene que hacer dieta. Mira que redondito está. Los niños tienen que comer… no hacer dieta. Ya comerá bien cuando sea mayor. No comas eso que engorda. Tienes que comer menos o no perderás peso. Solo has perdido 1 kg… No comas más. Esta niña tiene mucha barriga… y demás frases penosas que seguro habéis oído.

Los niños no deben saber si han perdido o han ganado kilos, ¿para qué? Es suficiente con que nosotros llevemos el control. Lo que debemos hacer es educarlos para que aprendan a escoger lo correcto.

Del mismo modo, aunque tu hijo no tenga sobrepeso evita decir delante suyo (sobre otras personas que sí lo tienen) frases despectivas (que casi siempre incorporan la palabra gord@). Da ejemplo, otra vez.

Nunca le riñas o grites por la comida (porque no come o porque come demasiado).

Nunca lo chantajees con la comida. Si te portas bien te compraré un Donuts. Si no comes no verás la película.

No lo compares nunca con otros niños.

Refuerza siempre su autoestima, dile que le quieres, abrázalo. Siempre que haga algo bien, díselo. Dile que es bueno. Parece de sentido común (y lo normal), pero muchísimos padres no lo hacen y creedme, es muy necesario.

No basta con que tú tomes la decisión, toda la familia (y alrededores) debe colaborar

sobrepeso obesidad infantilImagen djedzura

Habla con todas las personas que rodean al niño (tíos, primos, abuelos…incluso amigos). Si los padres están separados es muy importante que en este tema se pongan de acuerdo. La salud del niño debe prevalecer, ante todo.

Si no puedes encargarte de la alimentación del niño (muchas veces las horas de trabajo no nos dejan), el comedor escolar (uff), las abuelas o la persona en quién delegues esa responsabilidad debe estar informada del cambio que piensas hacer en el estilo de vida de tu hijo.

Es habitual que en casa de tíos/ abuelos/ amigos se oiga la frase de…por un día no pasa nada.

Sí pasa, claro que pasa.

Sería igual de importante que cuando el niño estuviera en casa ajena también se ofreciera a los demás niños comida saludable. Si, sé que es difícil (no hablo de cumpleaños ni días especiales), pero sería de gran ayuda. Es muy difícil que un niño se coma un plátano para merendar si sus primos están comiendo magdalenas con chocolate.

Ese es el verdadero problema, no suele prestarse atención a la alimentación de los niños que NO tienen sobrepeso, craso error. Y es que la mayoría de recomendaciones que os he dado son para todos los niños, tengan o no sobrepeso. Todos deben basar su alimentación en comida real. Nada es más fácil, más sano y más bueno.

Silviarcnutri@hotmail.com

Anuncios

16 comentarios en “Mami, no quiero estar gordo

  1. Gracias, me encantaría imprimirlo y regalárselo a tanta gente. La gente no entiende que prefiera que mis hijos tomen leche para desayunar si quieren, que lo hagan en taza de cortado y no un gran tazón con colacao porque entonces no me compensa la leche que se tomen. En la familia también es una lucha, abuelos que solo dan a los niños loque quieren comer, una semana con ellos y macarrones, pizza, arroz, carne, los dichosos yogures de beber y natillas hasta para desayunar porque el niño no quería tomar nada y oye, no se va a quedar sin desayunar…

    Me gusta

    1. Gracias Sara, lamentablemente con la familia directa es con quién lo solemos tener más difícil (por la confianza que hay). Pero hay que seguir insistiendo y dejar claro que, a tus hijos, los educas tú. Ánimo, ¡Un abrazo!

      Me gusta

  2. Una pequeña crítica: empecé a leerlo con la intención de enviárselo a una amistad/familiar, sin embargo, y teniendo en cuenta que con seguridad estoy de acuerdo con todo el texto, no leí más allá de la sección “me da pena”. No se lo puedo enviar, se va a sentir atacada. El artículo sería mucho más eficaz si estuviera realmente enfocado a la gente que lo necesita. Un saludo!

    Me gusta

    1. Hola María, para nada quiero que nadie se sienta atacado, y si es así, lo siento mucho. Lo de “me da pena” es lo que veo la mayoría de veces en consulta y espero poder abrir ojos en ese aspecto. Puede ser que tu amiga se sienta mal si lo lee, pero quizá será pq se da cuenta de que no está haciendo las cosas bien e intente cambiar para mejorar. Te aconsejo que leas el post entero. ¡Un saludo!

      Me gusta

  3. Como me ha gustado este artículo, cuanta razón tienes. Tengo dos niños y casi siempre intento darles fruta, siempre les digo que hay que comer cinco raciones de fruta y verdura. Pero desgraciadamente el resto de mi familia no está conmigo. Siempre tengo que preparar dos menús ya que siempre de primero como ensaladas y… Para el resto les tengo que hacer las lentejas con chorizo, yo las cocino con verduras para mí, y cosas así. Reconozco que tengo galletas integrales y que cuAndo les cocino pasta, es integral también. El pan para desayunar, también lo comen integral, ya que lo hago yo sin azúcares ni nada, bueno si, con semillas y un poquito de sal. Lo de terminar todo lo del plato si lo hago ya que no me gusta tirar la comida, pero para eso les pongo poca cantidad y si quieren repetir, pues…

    Me gusta

  4. Sin entrar en el fondo del artículo, este comentario clasista a lo mejor sobraba bastante: “Los hijos de padres controladores y restrictivos, (la mayoría con sobrepeso y nivel socioeconómico bajo) tienen más posibilidades de ser obesos.”

    No se si te basas en algún estudio serio para tal afirmación, pero aunque así fuera creo que es importante tener en cuenta que es una falacia “Cum hoc ergo propter hoc” o que la causalidad no significa corelaci’on

    Me gusta

    1. Hola Pek, por supuesto me baso en estudios (por ejemplo, los dos enlaces que están en la frase que describes) o este otro:
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26729155
      Es evidente que la obesidad infantil se da más fácilmente en familias con bajo nivel económico.
      Viendo la industria que tenemos no debería extrañarte… Además de la falta de información y educación nutricional.

      Un saludo

      Me gusta

  5. bravo Silvia, no hay como retrotraerse a los años de la infancia para saber cómo puede sufrir un niño, y más una niña, cuando se siente distinto a sus compañeros, y se lo hacen sentir. Por no hablar de las repercusiones que trae ese tema si no se frena a tiempo, con los años cada vez es más difícil perder peso o inculcar buenas pautas. Eso cuando no, en el peor de los casos, deriva en trastornos de alimentación que son una lacra terrible para toda la vida y pueden llevar al peor de los resultados.
    En mi caso siempre conservaré esa preocupación, por los años de la niñez, y lo tengo demasiado relacionado a la propia imagen y autoestima, pero he ido adquiriendo ese placer por cuidarme y estar sana por encima de ese tema.
    Afortunadamente esta nueva corriente de la alimentación saludable, vuelta a la dieta mediterránea y toda la información y recetas que tenemos al respecto nos está inculcando una calidad de vida mejor, disfrutar con la comida real y la felicidad que da saber que uno se está cuidando.
    Gracias por el artículo

    Me gusta

  6. No puedo estar más de acuerdo, de hecho y con tu permiso, voy a utilizar tu post para uno próximamente en mi blog sobre este asunto que me preocupa desde hace tiempo con mis hijos y con mi entorno. Y el párrafo sobre “la colaboración de toda la familia” da completamente en el clavo. Las buenas intenciones de las abuelas pueden ser tan complicadas de superar y son tan difíciles de convencer de lo contrario…
    Lo dicho, gracias por el post Silvia.
    Un descubrimiento y un saludo.

    Me gusta

  7. Hola: siempre me queda la duda…. Mis hijos son muy delgados y altos, uno come como una lima, l amediana regular y el pequeño poquísimo, yo no les fuerzo y les dejo comer las cantidades que quieren y siempre comemos comida sana, verduras, etc… Pero a la hora del desayuno, merienda, etc, les doy muchas veces galletas, porque se me acaban las opciones. Entre el desayuno, lo que comen a media mañana y la merienda, si le sdopy siempre fruta o frutos secos protestan y en una de las tres les suelo dar galletas o pan o bollería casera. No les gusta el pan integral, etc… ¿Es realmente malo aunque no tengan problemas de peso? Luego no paran y siempre están corriendo y no ven casi la tele, etc….
    Gracias

    Me gusta

    1. Hola Isabel,
      Sí, es importante. No pienses solo en el peso. Piensa en salud a corto y a largo plazo.
      En la salud de tus hijos cuando sean adultos y hayan adquirido unos hábitos de vida saludables, o no.
      Te dejo las propuestas de unos compañeros y las mías propias (en el blog encontrarás varias ideas de repostería saludable). Evidentemente los cambios necesitan de tiempo y comprensión.

      *De Norte Salud Nutrición, 75 alternativas saludables para desayunos y meriendas
      http://nortesalud.com/cuando-las-galletas-dejan-de-ser-la-opcion/
      *De 24Zanahorias y Joan Carles Montero, Desayunos y meriendas que cambian el día
      https://24zanahorias.wordpress.com/2015/12/04/desayunos-y-meriendas-que-cambian-el-dia/

      Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s