No-queso vegano para untar, lonchear, dar forma y gratinar

Había probado los típicos quesos veganos que se hacen a partir de yogures de soja dejándolos en una gasa para que suelten el suero. No están mal, pero el sabor no me acaba de gustar.

Los quesos veganos que podemos comprar en supermercados o tiendas de dietética dejan mucho que desear en cuanto a calidad nutricional (y gustativa). Os lo cuenta mejor Lucía en su blog Dime que comes, aquí.

A mí el queso me gustaba, me gustaba mucho, y encima me gustaban los fuertes (curados, manchegos, de cabra, roquefort…).

Pensé que sería difícil dejar de comerlos, y la verdad es que no, solo en alguna preparación tipo pizza o algo que haya que gratinar, de vez en cuando en alguna tostada, queso rallado para la pasta… Pero como todas estas comidas las tomo esporádicamente, no tengo problema. Además, con el no-queso en polvo y este queso vegano, ¡ya está solucionado!.

No os voy a decir que queda como un manchego (ya me gustaría)… primero porqué la textura es suave (tipo para untar), y segundo, el sabor. Es cierto, que este queso no tiene nada que ver con el de yogur de soja por ejemplo, porqué al usar fermentos saben a yogur (ácido) y depende del madurado que le des sabe más a queso.

Lleva poquísimos ingredientes, todos ellos saludables.

No perdéis nada en probarlo, queda buenísimo sin más, untado en una tostada con aguacate y AOVE, con humus, con crackers, en gratinados…

Ingredientes

  • 280g de anacardos (también podéis usar nueces de macadamia).
  • 2 cápsulas de probióticos, os recomiendo acidófilus (lo podéis comprar y/o pedir en vuestra farmacia). Tened en cuenta que deben guardarse refrigerados.
  • 125g de agua
  • Opcional: sal, especias, cebolla o ajo en polvo, miso, levadura de cerveza… (Intensifican el sabor a queso, le aportan acidez).

Preparación

Dejad los anacardos en remojo toda la noche (o 4h como mínimo).

Limpiadlos bien bajo el grifo.

Mezclad el polvo de las cápsulas (probióticos) con el agua.

Triturad con un procesador los anacardos junto al agua de probióticos hasta que os quede una masa fina y homogénea.

Metedlo en un bol o molde y tapadlo con film (no del todo, debe entrar un poco de aire, podéis dejar uno de los lados un poco levantado).

Dejadlo fermentar a temperatura ambiente de 8h (mínimo) a 48-50h (máximo), podéis dejarlo hasta 72h en invierno pero os exponéis a que se forme moho en la superficie. Depende de la temperatura y la humedad que tengáis en casa. En verano no os recomiendo que fermente más de 24h.

Apuntad en el film el día y la hora para que no se os pase.

El olor de los frutos secos fermentados debe ser ácida. La masa debe estar esponjosa (veréis agujeritos), eso quiere decir que la fermentación se ha hecho bien.

Una vez el queso está fermentado podemos darle sabor con los ejemplos que os he dejado en ingredientes.

Yo casi siempre lo dejo tal cual (por ejemplo para utilizarlo como postre) o le añado sal y levadura de cerveza, cuestión de gustos.Si queréis darle forma, podéis meterlo en la nevera en un tupper o molde (previamente forrado con film) unas 5h.

Este queso dura semanas una vez lo dejáis en la nevera, cuanto más tiempo más consistente quedará y le podréis dar forma fácilmente (como veis en la foto de abajo o la del postre de arriba).

Así que ya sabéis, experimentad, porqué a partir de la receta base hay mil variaciones posibles de sabores y texturas.

¿Qué podéis añadir a los gratinados para que queden más crujientes?

Anuncios

5 comentarios en “No-queso vegano para untar, lonchear, dar forma y gratinar

  1. Hola Silvia,

    Gracias por la receta, una pregunta las especies se ponen despues de la “fermentacion” no? Entonces se añade por encima lo que quieras o se mezcla todo y se le vuelve a dar forma ?

    Otra cosa, cuando hablas de las opciones de gratinado es solo para que le de un toque crujiente no? No para derretir (como con el queso).

    Me gusta

    1. Hola Laura! Exacto, después de la fermentación le pones lo que creas conveniente y mezclas. Después lo metes en el molde si quieres que coja forma. Si lo usas para untar o gratinar no hace falta, lo dejas en un tupper cerrado en la nevera y vas cogiendo. Cuando lo gratinas no se derrite, es decir, no pierde la forma pero le da toque a queso en cuanto a sabor.

      Me gusta

  2. Hola!!! tengo muchas dudas.He empezado con este queso base y me ha salido demasiado ácido.respete las proporciones de acidophilus y el agua…asi que sólo puede ser la temperatura de la fermentacion verdad?? o hay algún otro detalle que se me haya escapado??

    Me gusta

    1. Hola Sara! Es normal el olor/sabor ácido (como el yogur). Puede ir más rápido por la temperatura (quizá ha hecho más calor o has puesto calefacción). Si lo notas demasiado ácido mételo en la nevera y que acabe de fermentar allí. Ya me contarás!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s